Historia

Peipo nace en Temperley, en el año 1988 como un emprendimiento familiar. Para esos entonces, dedicados íntegramente a la fabricación de papas fritas y maníes, fuimos forjando nuestros cimientos a fuerza y dedicación.

Frente de la fabrica de PEIPO SNACKS

Con el paso de los años, el crecimiento nos llevó a tal punto de mudar nuestras instalciones a la ciudad de Luis Guillón, dónde con la incorporación de nuevas tecnologías, el mejoramiento en los procesos productivos y el estricto control en la selección de nuestras materias primas logramos llegar a producir manjares como lo son nuestras papas fritas o nuestros palitos salados elaborados de forma totalmente artesanal.

Hoy, a casi 30 años de esos días, miramos atrás, y nos enorgullecemos profundamente del camino recorrido, porque entendemos que tanto enfoque y esmero, finalmente se ven reflejados en la calidad de cada uno de nuestros productos.

Nuestra empresa cuenta con una flota de camiones adecuados para la distribución de nuestros productos, además del personal especialmente capacitado para dicha actividad.

Los clientes reciben un trato cordial donde les brindamos confianza por la óptima entrega en tiempo y forma.

Peipo focaliza, fundamentalmente, apuntar por sobre todo así al bienestar del cliente.